Revisa tu coche después de las vacaciones

conoce cómo se revisa tu coche

Durante las vacaciones, tu coche puede haberse quedado guardado en el garaje o haber sido usado intensamente como medio de transporte. En cualquiera de los dos casos, lo recomendable es revisarlo. ¡Revisa tu coche! En Gocleer te decimos qué es lo que deberías revisar.

¿Por qué revisar tu coche después de vacaciones?

Después de las vacaciones nuestro coche puede encontrarse en alguna de estas dos situaciones de riesgo: 

  • Haber estado sin movimiento durante varios días. 
  • Estar desgastado por el uso prolongado y frecuente que se le suele dar en carretera, además del camino de ida y vuelta de la casa al destino vacacional. 

Tal como indican en los centros de conducción, desde el momento en que vas a obtener el permiso de conducir, la revisión previa antes de poner en marcha tu coche es fundamental para la seguridad en la vía, tanto tuya como de los demás actores viales y peatones.

Por supuesto, esta revisión previa se hace más necesaria cuando el coche lleva varios días sin moverse o cuando ya ha tenido un uso muy frecuente, tal como ocurre durante las vacaciones. 

Partes esenciales como el motor, los frenos y la batería (si se deja descargar por completo o se agota el líquido de baterías, habría que reemplazarla), pueden sufrir daños serios y caros en tu automóvil.

Revisa tu coche

No se diga más, ¡revisa tu coche! Esto es necesario para evitar daños graves y por tu seguridad, la de tus acompañantes y para los demás en la vía. Aplica la inteligencia vial revisando estos componentes fundamentales: 

Neumáticos y frenos

Revisa y prueba los frenos de tu coche para identificar problemas comunes, presentados cuando se someten a un uso excesivo o cuando se dejan de usar durante varios días o meses: 

  • Desgaste en las pastillas o bandas (según el sistema de frenos del coche). 
  • Rigidez o cristalización en las bandas o pastillas (frecuente cuando el coche se deja de mover).

Estos problemas deben ser detectados oportunamente con una revisión mecánica. 

Por su parte, asegúrate que los neumáticos cuenten con las siguientes condiciones: 

  • Profundidad de banda de mínimo 1.6 mm, para asegurar que no están desgastados y que cumplen con los requerimientos mínimos. 
  • Presión de cada uno de los neumáticos, según las especificaciones del manual del coche. Esta se puede medir con el manómetro y siempre se debe hacer con los neumáticos fríos. 
  • El sistema de suspensión también se debe revisar, porque de su funcionamiento correcto depende que los neumáticos tengan un desgaste homogéneo y que el coche tenga mayor estabilidad.

Carrocería general

La carrocería es muy importante en el vehículo, pues son todos esos componentes que soportan los pasajeros, la carga y las diferentes partes mecánicas del coche. 

En esta se encuentran presentes diferentes materiales como el plástico, metales y caucho que pueden sufrir daños por oxidación, desgaste, roturas y fisuras. 

Esta revisión se puede realizar visualmente y en otros casos necesitará ser realizada de una manera más especializada por un mecánico. Lo más importante es no pasarla por alto, pues se pueden derivar inconvenientes mayores que llegan a poner en peligro la seguridad y los sistemas electrónicos y mecánicos del coche.

Luces

Las luces como los intermitentes, las de posición, las de freno, las largas y las cortas son esenciales dentro de la seguridad activa en la conducción. 

Revisa tu coche efectivamente, en lo que respecta a las luces, asegurando que: 

  • Todas enciendan. 
  • La intensidad luminosa sea normal.
  • La altura sea la correcta para iluminar el camino. 
  • No estén fundidas o con cortocircuito.
  • Que los faros no estén rotos.

Motor

El motor es como el corazón de tu coche y es primordial dentro de la revisión, pues cualquier daño puede significar “la muerte” de tu coche. En esta parte lo más importante a revisar es: 

  • La lubricación de los cilindros y pistones del motor. Revisa que cuente con la cantidad correcta del aceite indicado para el tipo de motor, para que estos componentes no se oxiden. 
  • Que no haya escapes de aceite. 
  • La calibración adecuada entre la entrada de aire y combustible. 

Cuando existen daños en el motor, por cualquiera de estos problemas comunes, los síntomas se hacen muy evidentes, por lo que deben ser resueltos de inmediato, para evitar recalentamientos o daños graves que terminarán afectando irreversiblemente el motor y hasta poniendo en peligro la integridad de los pasajeros. 

Algunas de las señales son escapes de aceite, humo negro al encender el coche, ruidos y movimientos raros a bordo del coche y un consumo más rápido del combustible. Recuerda que lo ideal es que tu coche pase una revisión mecánica preventiva en la que evalúen todos estos aspectos los expertos, con el fin de evitar daños más graves que podrían terminar siendo más caros e irreparables que la revisión preventiva.

¿Qué hay de la documentación?

Por supuesto, es esencial tener los documentos en regla, los cuales también representan una buena relación de coste-beneficio, no solo por el aspecto legal, sino por la seguridad. Entre estos documentos los dos esenciales que debes revisar son:

Permiso de conducir

El permiso de conducir tiene una vigencia que debe ser renovada cada cierto tiempo según: 

  • El tipo de permiso. 
  • La edad del conductor. 
  • Las habilidades o facultades especiales que hayan sido detectadas en el centro de reconocimiento de conductores en el momento de entregar el permiso. 

Mantener esta documentación vigente es esencial para certificar que tienes las capacidades y habilidades para conducir tu coche y para evitar multas o penalizaciones. 

Seguros

Además del seguro obligatorio y que debe estar activo para la protección de daños a terceros en la conducción, es importante tener seguros que cubran diversos aspectos de tu seguridad y gastos derivados de accidentes o emergencias con tu coche. ¡En Gocleer seguro que encuentras tu plan de coberturas, justo para tu coche! Además, el pago es flexible, fraccionado y desde tu móvil.

Conclusiones

Como te hemos contado en este texto, revisa tu coche después de las vacaciones para prevenir daños graves y riesgos en la seguridad. 

Dentro de lo que se debe revisar sin falta están: 

  • Neumáticos y frenos
  • Carrocería general
  • Luces
  • Motor

Además, se deben tener en orden y al día documentos como el permiso de conducir y los seguros del coche. ¡Comprueba lo que te ofrecemos en Gocleer! Nos dedicamos a ofrecer el seguro que necesitas y así, puedas viajar seguro.

Te puede interesar: 

Todo sobre Gocleer

Cómo funciona Gocleer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *