¿Cómo circular correctamente con neumáticos de invierno?

Te decimos cómo usar neumáticos de invierno

La Navidad es una época perfecta para descansar de nuestros trabajos, juntarnos con la familia y ¿por qué no?, hacer alguna que otra escapada a esquiar o a la montaña. Y para ello necesitarás unos buenos neumáticos de invierno.

¿Necesitas saber cómo circular con neumáticos de invierno para sacarles el máximo partido? ¡No te preocupes! Te explicamos en qué consisten, cómo elegirlos y todo lo que deberías saber para circular con ellos. Ten en cuenta que son esenciales para conducir de modo efectivo y seguro en esta temporada.

Hablemos de los neumáticos de invierno

Los neumáticos de invierno están desarrollados con un diseño especial que permite que el coche mantenga su estabilidad y maniobrabilidad sobre vías y carreteras con nieve o hielo, o con temperaturas por debajo de los 7 °C.

Lo especial de este tipo de neumáticos es que logran una mejor adherencia al suelo, lo cual es muy importante, pues sobre las superficies mojadas y heladas, el coche tiende a deslizarse y perder control. 

Además, los neumáticos de invierno tienen un diseño característico con aristas en ángulos diferentes que mejoran la tracción y ayudan a evacuar el agua cuando el coche circula. 

¿Cómo seleccionar los correctos?

Conoce cómo son los neumáticos de invierno

Para asegurarte de elegir unos neumáticos de invierno que realmente cumplen con las condiciones necesarias, debes verificar que estos cumplan con las siguientes condiciones: 

  • Deben tener las iniciales de las palabras barro (Mud) y nieve (Snow) en inglés (M + S).
  • Tener el símbolo alpino de 3 picos de montaña y 1 de nieve
  • El diseño estriado o relieve del neumático debería tener una profundidad recomendada de 4 mm

¿Cómo circular con los neumáticos de invierno?

Lo ideal es circular con los neumáticos de invierno en temporadas de frío. Puedes comenzar a usarlos a finales de otoño, si vives en una zona en la que ya hace bastante frío por esas fechas.

Ahora, aunque estos pueden llegar a soportar las temporadas de mayor calor, se aconseja cambiarlos en cuanto empiece a subir la temperatura, ya que están hechos para dar su máximo rendimiento por debajo de los 7 °C. 

Su uso se debe alternar, porque si se usan los neumáticos de invierno en temporadas de calor, como primavera o verano, estos se desgastan más rápido y pueden afectar al funcionamiento del coche. 

¿Cadenas de nieve o neumáticos de invierno?

Las cadenas de nieve son una alternativa que también se usa en esta climatología, sin embargo, presenta muchas menos ventajas en comparación con los neumáticos de invierno. Entre esas desventajas que presentan las cadenas tenemos las siguientes: 

  • Son complicadas de colocar. 
  • Presentan un mayor riesgo para la seguridad durante su colocación, especialmente cuando se deben poner en carretera. 
  • Limitan la velocidad del coche (permiten rodar a máximo 50 km/h). 
  • Alteran la estabilidad del vehículo. 
  • Afectan al tiempo de respuesta en el frenado. 
  • Afectan al funcionamiento y a la  vida útil de los neumáticos, así como al sistema de suspensión. 

Mantenimiento de los neumáticos de invierno

Las primeras heladas, las nevadas y lluvias del frío invierno son factores de desgaste para nuestros neumáticos. Es por ello que es necesario tener un buen cuidado de los mismos para alargar su vida útil y para garantizar nuestra seguridad en la conducción.

Montarlos siempre en la misma dirección

Claramente, después de un periodo de uso, los neumáticos sufren un desgaste. Es necesario que marquemos la dirección a la que han circulado esos neumáticos para que en el próximo periodo de uso se vuelvan a utilizar en esa misma. De ese modo, su uso es más efectivo y el desgaste más lento.

Montar juegos completos

Es imprescindible que los neumáticos se coloquen siempre de 4 en 4 y nunca combinar los neumáticos de invierno con los de otro tipo. Esto podría hacer que tanto el frenado como la dirección de la conducción sea irregular.

Comprobar la presión

Esta es una medida que debe tomarse con todo tipo de neumáticos, aunque debe aumentar la frecuencia con los neumáticos de invierno. En los periodos de frío y de bajada de temperaturas, las gomas de los neumáticos tienden a deshincharse y, por lo tanto, a acortar su vida útil.

Conducir con suavidad

Ya debes saber que cualquier tipo de conducción brusca y abrupta perjudica a los neumáticos. Pero evitar este tipo de conducción sobre superficies heladas y frías aún deteriora más nuestros neumáticos de invierno.

Respetar la velocidad del fabricante

No solo es necesario respetar la velocidad marcada por los límites legales, sino que tambi´en es necesario respetar los límites del fabricante. Si no lo hacemos, aumentamos el riesgo de accidente, aún más que con unos neumáticos convencionales.

Controlar el dibujo

Otra de las medidas que es recurrente cuando revisamos un neumático. Esta vez pero, en lugar de asegurar que el ancho del dibuje no sea nunca menor de 1,6 mm como en los neumáticos convencionales, nos aseguraremos de que no sea menor de 3 mm.

Guárdalos adecuadamente

Para guardar los neumáticos de un año al otro y que se conserven en las mejores condiciones, es bueno que se mantengan en las llantas e inflados, comprobando mensualmente la presión de los mismos. De no poder ser así, pueden amontonarse en flacos de cuatro neumáticos como máximo para que el peso no los deforme.

Protege tu coche, protege tu vida

Como ves, el uso de los neumáticos de invierno es una cuestión de seguridad y comodidad en la conducción, pues permiten una mejor maniobrabilidad del vehículo para el conductor. Además, reducen los riesgos que representa conducir sobre la nieve o el hielo. 

Por otro lado, con el uso de este tipo de neumáticos se evitan daños en el coche, tales como los causados por cadenas, las cuales afectan los sistemas de suspensión, los neumáticos y derivan en problemas con la estabilidad del vehículo. 

Asimismo, con el uso de los neumáticos de invierno se logra cuidar la seguridad de los pasajeros y la integridad del vehículo. 

Finalmente, ten presente que, para proteger tu bienestar, finanzas y cubrir tu coche de imprevistos como los que pueden surgir al conducir en invierno, lo mejor es asegurarte. 

Ahora, para hacer de tu seguro la mejor inversión, cuentas con Gocleer: ¡te ofrecemos planes de seguro para coche que te devuelven el dinero por los días que no conduces! 

Literalmente, con nuestros seguros pagas tu seguro solo los días que realmente vas a conducir y obtienes beneficios y cashback por conducir menos. 

¡Así es! Con Gocleer todo es más transparente para ti, tu familia y para el planeta. 

Conclusión

Los neumáticos de invierno son los indicados para conducir en condiciones por debajo de los 7 °C. El tipo de circulación con este tipo de neumáticos debería ser solo en temporadas de frío e invierno. 

Los neumáticos para invierno son más beneficiosos que las cadenas, pues no presentan las desventajas de las últimas, en cuanto a daño en el coche, limitación en la velocidad y complejidad y riesgos en su colocación. 

Usar neumáticos de invierno es una cuestión de seguridad para ti, los demás pasajeros del coche y la vida útil de tu vehículo. 

¡Conoce Gocleer, contamos con el seguro que necesitas para sentirte seguro cuando conduces!

Te puede interesar: 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *